Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

 Jordania (Petra y Wadi Rum)2

 

Tomó asiento al lado de Walid y se repantingó como si eso fuera todo lo que deseara en este mundo, y empezó a comerse uñas y pellejos con mal disimulada avaricia. Dejamos atrás la frontera y tomamos el camino hacia Damasco. A pesar de ser una excelente autovía (en Jordania nos habían dicho que las carreteras sirias eran muy malas), Walid conducía despacio, pendiente no sólo de la carretera sino también de qué hacía Ahmehd con las uñas que cortaba con los dientes; la infantil actitud de aquel sirio lo sacaba de quicio. Y no sin razón pues era su coche, un mercedes de su propiedad que mantenía impoluto; cada noche, después de dejarnos, se entretenía un buen rato limpiándolo para el día siguiente. Sin embargo, Ahmehd no era un ignorante: Diplomado por la Universidad de Damasco, compatibilizaba su profesión de protésico dental con el trabajo de guía; había hecho unos cursos de preparación y llevaba tres años trabajando para la misma agencia (de la que despotricaba porque decía que nunca le pagaba a tiempo y tenía que poner el dinero de su bolsillo).

La monotonía del paisaje invitaba a dar una cabezada, sin embargo preferí retomar la conversación que habíamos mantenido con Walid durante todo el trayecto, primero desde Amman y más tarde desde Jerash, y que había convertido el viaje en un rato agradable.

Comenté que la Liberación Árabe era conocida en Occidente en gran parte por la película Lawrence de Arabia aunque tambén, pero en menor medida, por los libros que sobre su participación en la guerra había escrito T. E. Lawrence.

-De esa guerra le puedo contar bastante –dijo Ahmehd incorporándose, dejando por un momento sus apurados pellejos y asomando su cabeza por encima del asiento-. Varios miembros de mi familia, además de mi bisabuelo que luchó al lado de Faisal, participaron en ella. Pero es gracioso que ustedes conozcan más a Lawrence que al propio Faisal –añadió volviéndose hacia Walid, buscando su aquiescencia. Se había quitado las gafas y con ello perdía, en parte, el aspecto de macarra.  

En cierto modo era verdad. La idea que en Europa y América se tiene de Faisal, y también de Abdullah, su hermano, es la que Lawrence transmitió a través de su libro Los pilares de la Sabiduría.

-Supongo que saben que era espía al servicio de la inteligencia inglesa... –dijo volviéndose a mirarnos. Y continuó-: Su misión era convencer a los árabes de que debían de levantarse contra el imperio otomano, echar los turcos del país. Y lo hizo bien, tuvo la astucia de escoger a Faisal para que liderara el levantamiento. Pero lo que no le dijo es que Inglaterra y Francia habían llegado en secreto a los acuerdos Sykes-Picot por los que, una vez los turcos fuera, se repartirían el Oriente Medio. A través de Lawrence, que dominaba varias lenguas, incitaron a los árabes a rebelarse, a tomar las armas; Inglaterra los apoyaría, estaría detrás con suministros y armas modernas con las que combatir contra el turco.

>>La jugada les salió bien: los árabes ganaron la guerra, los turcos otomanos huyeron, y Faisal entró triunfante en Damasco y fue nombrado rey de Siria. ¿Saben qué pasó después? –nos preguntó. Alonso hizo un gesto invitándole a continuar..

>>Su reinado sólo duró un par de meses: Francia ocupó el Líbano y con las tropas dentro, vino a reclamar el resto del pastel sirio. Pero Siria quería ser un estado independiente, como Jordania, era lógico, ¿no? -“Así es” contestó Walid atento a las palabras de Ahmehd- Así que juntó sus fuerzas a las árabes y presentaron cara a los franceses. Pero después de la batalla de Maysalun, Faisal no quiso seguir enfrentado a Francia y abandonó Siria... Siguió siendo rey, pero de Irak, el estado creado  por los ingleses sobre Mesopotamia y otros territorios liberados.

>> Mi bisabuelo, que se había casado en Damasco, se hizo nacionalista y luchó para echar a los franceses de Siria; cuando abandonaron el país él debía andar ya por los cincuenta. ¡Les costó marcharse, no cumplieron con el tratado de retirada del 36!

-T. E. Lawrence afirmó desconocer los planes de su gobierno –comentó Alonso- y los acuerdos de ocupación a que habían llegado Inglaterra y Francia.

- El imperialismo de esos países no respeta fronteras –dijo Walid. Ahmehd echó una carcajada y ninguno sabíamos de qué se reía. Luego dijo:

-En una reunión internacional, el representante sirio se sentó en la silla del francés durante unos minutos. El francés se enfureció y le increpó. Entonces el sirio habló en alto para que le oyeran todos los presentes y dijo: “Si usted se pone así por sólo cinco minutos que ocupo su asiento ¡imagínese el pueblo sirio... ¡Los hemos tenido a ustedes ocupando nuestro país durante todos estos años!”. Hasta abril de 1946 -prosiguió Ahmehd con pasión sarcástica-, en que se vieron obligados a evacuar sus tropas, siguieron con sus culos pegados a la silla siria.

Y satisfecho consigo mismo, con su primera intervención como guía, se dejó resbalar hacia delante hundiéndose nuevamente en el asiento; aunque casi era de noche, volvió a colocarse las gafas de sol.

La circulación se hizo más lenta a medida que nos acercábamos a Damasco, la capital de Siria, aquella en la que se había proclamado rey, en 1920, Faisal Ibn Husseini y cuyo reinado duró apenas unos meses.

Pronto, las luces de la ciudad puntearon el horizonte y las sombras cúbicas de la lejanía empezaron a corresponderse con casas, bajas en su mayoría; con resplandores amarillos asomando por sus ventanas cuadradas. Y las calles se abrían en dirección a las mezquitas, a las que dejaban a un lado; o, por el contrario, concurrían hacia los altos minaretes,  iluminados por barras de neón verde adosadas a sus paredes, elevándose por encima de las casas, señalando su presencia como relucientes faros guía en la noche oscura y bulliciosa de Damasco.

 

Jordania-Wadi Rum7
 3 Aquellas mujeres del zoco cubierto de Damasco

  Artículos relacionados: 

A Myanmar (Bagan)17Aung San y la independencia de Myanmar, la Birmania de la era colonial.

Myanmar3Las guerras del opio 

IM A0003 Vista Web grande-copie-1La amapola símbolo de Hong Kong

Isla de Pascua20 (2)El ariki de Rapa Nui

Tag(s) : #Desiertos

Compartir este post

Repost 0