Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Isla de Pascua9 (2)

 

Un hombre cruzó el campo a caballo. Galopaba no muy lejos de los acantilados sobre el manto de hierba alta amarillenta que cubría la llanura que rodeaba el hotel. No había vallas, ni muros o alambradas que delimitaran las propiedades.

Los extranjeros no tenían terrenos en propiedad, ni siquiera los chilenos del continente. La tierra Rapa Nui es de los rapanui, de todos los rapanui. Eso fue lo que dedujimos de lo que nos contó Patricia (no estoy segura del nombre): <<El turismo nos interesa, sí, pero en pequeñas dosis; algo que podamos controlar. Nada de hoteles de lujo ni multinacionales que se apoderen de los terrenos arrinconándonos… Los rapanui ya pasamos por éso no hace tanto tiempo. Yo no, pero mis abuelos sí que lo recuerdan>>, había dicho respondiendo a nuestra extrañeza por la falta de hoteles de lujo en Isla de Pascua.

Era una chica joven y desenvuelta. El taxista se había parado al verla cruzar la calle principal, la avenida de Atamu Takena (antes avenida de Policarpo Toro, el chileno que en 1888 anexionó la isla a Chile. Los rapanui le cambiaron el nombre porque consideran al ariki Atamu Takena héroe nacional por negarse, en aquel entonces, a vender la propiedad de las tierras). Preguntó a la joven hacia dónde iba y ella se subió al taxi sentándose a su lado.

No llegan a 4000 los habitantes de Hanga Roa, la capital de la isla; todos se conocen y a la mayoría les une algún grado de parentesco.

Patricia siguió hablándonos de su isla hasta llegar al chiringuito costero al que nos dirigíamos para el almuerzo:

-Cuando Rapa Nui estaba siendo gobernada por los colonizadores chilenos, un tal Merlet transformó la isla en una estancia ganadera. La población rapanui fue forzada a permanecer recluida en una zona de  Hanga Roa de no más de 1000 hectáreas. La zona estaba cercada mediante alambrada: los de la estancia querían evitar que los isleños pudieran andar libremente por la isla. La población rapanui fue sometida a todo tipo de abusos y atropellos. Y, al no poder vivir del cultivo de la tierra ni de la pesca, se vio forzada a convertirse en peones de la estancia. Desde que en 1903 Merlet se asociara con una compañía inglesa, el nombre de la estancia pasó a llamarse Compañía Explotadora de la Isla de Pascua. Con ese nombre… ¿qué más quieren que les diga.

Patricia se bajó con nosotros y despedimos el taxi. Bromeó con el dueño del chiringuito y se despidió con un <<¡Seguro que volvemos a vernos! Esto es muy pequeño>>.

Los rapanui permanecieron encerrados en la isla sin derechos de ciudadanía hasta el año 1966. Habían sido despojados de sus tierras, administradas por los extranjeros y por la Armada de Chile, y no les fueron devueltas hasta finales del siglo XX. 

Se comprende que quieran evitar las invasiones de turistas extranjeros.

Su historia no deja espacio al optimismo respecto a los llegados de fuera: Entre 1859 y 1863, unos veinte barcos se llevaron a más de 1000 isleños para venderlos como esclavos en Perú. Se llevaron hombres, los más fuertes, y mujeres jóvenes algunas con sus hijos. Muchos morían en la travesía al continente, otros eran abandonados hambrientos y enfermos y acababan muriendo. La clase sacerdotal fue exterminada quedando la única escritura de la Polinesia, el rongo-rongo, inexplicada. Los esclavos devueltos por iniciativa chilena y francesa llevaron a la isla enfermedades como la tuberculosis o la viruela originando epidemias que redujeron la población al mínimo de 110 personas en 1877.

Cien años después, ante el desinterés de los franceses (ya poseían Tahiti), Chile decidió anexionarse la isla. Para ello compró los terrenos ocupados por el obispo de Valparaíso y otros colonos a pesar de que, según la tradición, los terrenos de Rapa Nui no podían ser objeto de venta.

Policarpo Toro, encargado por Chile de las negociaciones, consiguió del ariki Atamu Takena la firma de un tratado cuyo texto en español se refería a la cesión de la soberanía a Chile sin hacer alusión a la propiedad de la tierra; y el texto en rapanui, “Ia i haka tika i ta ite runga, iraro ina he kainga kai ta” señala que el tratado se refiere a  lo que se encuentra en la superficie del terreno, no a lo de abajo. Para dejarlo más claro, Atamu Tekena tomó un trozo de tierra con pasto, arrancó la hierba y la entregó a los negociadores chilenos quedándose él con la tierra.

Cuando Policarpo Toro ofreció al rey un saco de monedas, éste lo rechazó. Y al ser izada la bandera de Chile en la isla, Atamu Takena le dijo: “Al levantar tu bandera no quedas dueño de la isla porque nada hemos vendido; el obispo puso Rapa Nui bajo el protectorado de Chile pero no se ha vendido nada.”

Los actuales rapanui son dignos herederos de Atamu Takena, una raza polinesia orgullosa y sufriente, que valoran la libertad de ser los únicos dueños de su tierra, de su uso y disfrute; sin más limitación a su cabalgada que la del mar que bordea su isla.

 

 

Isla de Pascua14 (2)

 

  44. El hermoso moai de lapislázuli del mercado de Hanga Roa

 

Artículos relacionados:

 

A Myanmar.Bagan7Aung San y la independencia de Myanmar, la Birmania de la era colonial.

Tag(s) : #Colonial

Compartir este post

Repost 0