Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog



Fiesta tahitiana
Se podría decir que el viaje a Polinesia empezó una tarde de primavera cuando tenía 15 años y acudí con mis amigas a una boîte recién inaugurada en mi ciudad, una alegre capital de provincia. Ritmos tahitianos o hawaianos inundaban la sala. Y en jarras con forma de volcán, adornadas con pequeñas sombrillas de colores apoyadas en el borde, borboteaban refrescantes cócteles de piña arrojando una especie de humo denso por su cráter de loza. Aquel ambiente entre ingenuo y sensual dejó una profunda huella en nuestras mentes adolescentes; un mundo hecho a nuestra medida. Lo primero que hicimos el lunes siguiente fue pedir a la madre superiora que nos dejase interpretar danzas polinesias en la Fiesta de Primavera del Colegio.

 Uno de aquellos días, ocurrió una pequeña tragedia en casa. Con la imaginación azuzada por sus ritmos, quise descubrir en qué parte del mundo se encontraba la exótica y lejana Polinesia. Extraje el descolorido globo terráqueo de su estante y lo llevé a mi cuarto para estudiarlo. Cuando descubrí su situación en el mapa, islas de un verde desvaído destacadas en la inmensidad azul, casi gris, del Océano Pacífico, me puse a soñar: lugares misteriosos, sugerentes como sus danzas, alegres como sus canciones; con dulces aromas, frescos como la piña de sus cócteles.
Con el globo entre las manos, me puse a bailar al ritmo que la efervescencia de mi mente reproducía… Y el globo se me escurrió de las manos. Salió disparado por la ventana hasta caer a la calle.



 

 

2. El globo terráqueo del Confesor de la Reina

 

Artículos relacionados:

  Polinesi:Bora BoraTahiti

Los Glaciares. Patagonia Argentina2Encuentro con nuestra amiga Laura en Ushuaia

Bora BoraNadando con tiburones y rayas en Bora Bora




 
 



Imágenes de Polinesia Polinesia

Tag(s) : #Familiar

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: