Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog


Por entre etéreas cortinas de un blanco inmaculado, pasamos a un recinto de techo de bambú y paredes de plantas tropicales. Las aguas del lago brillaban al sol del mediodía filtrando destellos verdes de turmalina a través del follaje. El sonido del alegre borboteo de una fuente rasgaba el silencio, y aguzando el oído, podía escucharse el rumor de las olas al romper en la orilla.

La forma de wihan del Spa Angsana no respondía a un criterio meramente estético, el interior invitaba al recogimiento y la meditación. Adormecida por la sucesión de gestos relajantes sentí desaparecer mi cuerpo, diluirse bajo el velo de aceites de aloe extendidos sobre la piel caliente. Momentos así,  sosiegan el cuerpo y lo reconcilian, en dulzura, con el espíritu. Permanecimos tendidos en aquella calma saboreando con lentitud el refrescante y aromático té de jazmín sobre bandejas con pétalos de flores blancas.

 

Aquella mañana, la playa parecía más solitaria, los puestos de baratijas se habían vuelto invisibles, el cielo era más azul y el agua aún más clara.

 

Al anochecer, volvimos a recorrer la Laguna. Humeantes antorchas de bambú desprendían una tenue luz de parafina a lo largo de la orilla. El barco avanzaba lentamente quebrando las cintas de plata que flotaban en la negrura del agua, recogiendo o dejando pasajeros en cada parada.
 Después del paseo, volvimos al restaurante italiano del hotel en el que cada noche había alguna actuación musical. Recuerdo al camarero que solía atendernos, un cariñoso joven indígena que era la amabilidad personificada.



















Tampoco olvido a la simpática tailandesa que nos servía en el restaurante de la playa y en la barra acuática de la piscina.  
                                                                                         



Cuando veo sus rostros sonrientes no puedo evitar relacionarlos con las imágenes del desastre que causó el tsunami un año después.

 
De nuevo me pregunto: ¿qué habrá sido de ellos?


43. La isla de james Bond y otros secretos de Phang-ngha


Artículos relacionados:

Copia-de-thailandia-3046jpg-Vista-Web-mediana.jpgEl Masaje Tailandés 
Kenia-Tanz-Seych.Sito2 383 Vista Web grande ¿Masajistas en la playa y peces que exfolían la piel?

.
Tag(s) : #Masajes y belleza

Compartir este post

Repost 0