Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

 


¿Qué hacer el último día? Todo lo que no se ha podido hacer antes. "¡Demasiado! Pues no hagamos nada. ¡No, eso no! "

Bien, empecemos. "¡Qué tienda más mona!, me gusta esa pashmina". El dueño, un indio pesadísimo, pidió propina para el mozo que no habíamos visto hasta la hora de cobrar. "Mientras Juan no llega, nos da tiempo a visitar la Catedral de la Asunción, aquí al lado. La adornan igual que allá. ¡Claro! es que es católica y hoy es Navidad ¿No oyes los villancicos?, están ensayando. ¡Mira!, allí está Juan desayunando. Déjalo, que acabe tranquilo. ¿Llegaremos al Museo tal? No creo; demasiado tarde". Entonces…, una vuelta por las tiendas de oro de Chinatown "¡Qué barato! Tenemos que marchar, es la hora del masaje. ¡Qué relax! Llegaremos tarde a la cena. Da igual, es buffet... Pero hay que vestirse. ¡Qué bonito está todo, que postres tan apetecibles! " 

 La música dejó de sonar y se apagaron las luces. Desde algún lugar impreciso del río, surgieron brazadas de cohetes seguidos de fuertes estruendos. Las estrellas se ocultaron tras miríadas de ascuas deslumbrantes y multicolores. Mientras, desde la otra orilla, potentes haces de luz blanca atravesaban el espacio balanceándose de lado a lado. La última noche en Bangkok no podía ser de otra manera; sonríen tanto porque cada acto lo impregnan de belleza. Y al agua del Chao Phraya cayeron lágrimas, lágrimas arracimadas con destellos dorados.


Ir de Bangkok a Camboya para ver las maravillas de Angkor es muy sencillo, hay vuelos directos a Siem Reap donde se encuentra la mayor y mejor concentración de templos de arte Kemer.
 
Iríamos en un viaje posterior. Aquella vez, tomamos el avión hacia el Lejano Norte; ansiaba comprobar por mí misma la existencia de las míticas mujeres jirafa. La realidad superó las expectativas y aquel destino se convirtió en una fuente de emociones inesperadas; aunque no todas fueran gratas.

21. En recuerdo de...

"

Compartir este post

Repost 0