Overblog
Edit page Seguir este blog Administration + Create my blog

1. Flores de Rangun, frutos de Yangon

Había leído en algún sitio que en toda la llanura central de Myanmar, durante la estación seca, puede hacer un calor casi insoportable; con ese pensamiento empujé la puerta del aeropuerto, preparada para recibir una bofetada de aire caliente. Sin embargo, aquella manta densa y pegajosa que se abatía sobre Yangon fue percibida por mí como un hálito cercano, cálido y húmedo. Sólo aquella muchacha de aspecto insignificante..Seguir leyendo.

2. Un corazón de jade, rubíes y la misteriosa caja de laca. Mercado Bogyoke Aung San

Caminamos hacia el mercado Bogyoke Aung San por una calle atestada de coches, bajo un dosel formado por cientos de cables negros de distintos calibres, algunos ya pelados, abombándose hacia el suelo sobre nuestras cabezas...Seguir leyendo

3. Aung San y la independencia de Myanmar, la Birmania de la era colonial

Poco antes de viajar a Myanmar, supe de la indignación de activistas pro-británicos y escritores actuales contra el gobierno militar de la antigua colonia británica por mantener bajo prisión domiciliaria a la líder de la oposición Aung San Suu Kyi (ahora liberada). Es posible que de haber vivido durante la era del Imperio Británico...Seguir leyendo

4. Esa mirada birmana

Las horas esperando el atardecer de aquel primer día se fueron llenando de sensaciones nuevas que aún hoy, en algunos casos, no alcanzo a comprender por qué les doy tanta importancia. A pesar de lo que dicen que los viajes sirven para conocerse más a uno mismo, los sentimientos, a veces, dan paso a confusas ideas y entorpecen la razón, Seguir leyendo

5. El tiempo de unos mantras en Shwedagon Paya

Tantas veces me había descalzado a la entrada de un templo a lo largo de mis viajes por Asia que ya era para mí algo habitual. Sin embargo los europeos de la era colonial consideraban ésta una norma que la fe budista no exigía, y sí algo impuesto por los birmanos con el fin de humillarlos. Seguir leyendo

6. Thibaw, rey de Mandalay. Larga historia de un breve reinado

Era tal la cantidad de gente congregada en la sala de espera que parecía imposible que fueran las cinco de la madrugada. Con la cesta de hojas trenzadas del hotel sobre mis rodillas, hurgaba en su interior tratando de encontrar.... Seguir leyendo

7.Cuando un monje no sonríe

Desde la ladera hasta la llanura, entre la verde espesura brillante por el sol, surgían como campanillas silvestres blancas y amarillas las estupas de las pagodas y, delatando la presencia de algún monasterio, elegantes pináculos escalonados, rojos y dorados, remataban sus tejados superpuestos, semiocultos por los árboles, dando al conjunto ese aire inocente que tanto buscamos, que nos lleva a alejarnos de nuestras cómodas ciudades. Seguir leyendo

8. La pagoda inacabada de la otra orilla del Ayeyarwady

-¿Nadie más va a venir en el barco? -preguntó Alonso- Es muy grande para sólo dos personas… –añadió al llegar al final del tablón que hacía de pasarela.

-Para tres, si no tienes inconveniente –contestó Ma Lo desde la arena. Seguir leyendo

9. Puentes de teca y acero, pájaros y niños

Mientras íbamos caminando hacia el puente U Bein, que cruza el lago Taungthaman, la más joven de las dos se acercó con tímida sonrisa moviendo las pulseras de semillas de melón mientras la otra observaba de lejos haciendo tintinear las cuentas de jade barato de los collares. Seguir leyendo

11. Madrugada en Bagan

Desde el mirador circular que hay en la torre color naranja, igual que la tierra que la rodea, veíamos cómo, a medida que el horizonte se convertía en una franja de luz ambarina, surgían siluetas plomizas, cada vez más lejanas, del que, por una mirada interior, preveíamos era un mar de pagodas. .Seguir leyendo

12. La cambiante sonrisa de un Buda

Daba igual cómo lo hiciéramos, en coche, en bicicleta, en carruaje de caballos, incluso en buggy, en todos los casos cada camino, cada senda que tomábamos cruzaba la llanura polvorienta hasta desembocar ante un monumento de aquel dormido bosque de pagodas que era Bagan. Seguir leyendo.

13. La vida en el otro Bagany la importancia de cómo llevar el longyi

Nada hay en un mercado que no merezca una mirada, siempre cautiva y asombra porque tampoco se espera ver asomar detrás de una cesta a un chimpancé haciendo malabares. Seguir leyendo

14. El Lago Inle

¿Era sólo eso o el refugio de los intha, la laboriosa etnia que lo hacía habitable? Estos son pescadores, naturalmente. Pero eso no es lo extraordinario. Nada que pudiera imaginar del interior de un lago podría asombrarme más que lo que ya se me ofrecía sin más que volver la mirada de las casas sobre pilotes a los enjutos pescadores, que bogaban un remo con la pierna,... Seguir leyendo

15. Amazing Ngapali Beach, el sueño reparador de Myanmar

La semana empezó bien, con pétalos en la cama y en el baño, y globos de colores flotando por todas partes. Pero hay muchos hoteles donde hacen lo mismo. Aunque en éste las rosas se convierten en rosales y desgranan sus pétalos cada día. Su situación es fascinante porque cuenta con casi todas las ventajas. Por un lado están las cálidas aguas del mar de Bengala y.... Seguir leyendo

Tag(s) : #Costumbrista, #Templos
Compartir esta página
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: