Overblog
Edit page Seguir este blog Administration + Create my blog

En un lugar pedregoso del desierto de Namibia, un grupo de personas de la zona, al cargo de una pequeña formación permanente, te recibe con cánticos ancestrales con la promesa de acercarte al territorio del rinoceronte negro y también al del blanco. Estamos en el Rhino Camp.

Tras un corto  vuelo, nos encontramos en Okahirongo en un lugar igualmente desértico pero en un ambiente, el del lodge, más sofisticado. Esto chocará bruscamente con el de suma pobreza de un poblado himba, el más cercano de esta tribu seminómada en esta parte de África.

 

 

  El interminable desierto a vista de pájaro...

...con montañas de piedras duras de origen volcánico.

Y, en mitad de este desierto, El Wilderness Desert Rhino Camp, un lodge de sencillas tiendas...

...con detalles acogedores,...

... sanitarios de cobre reluciente y...

...empleados que no dejan de sorprenderte con sus cánticos, bailes y ...

...su buen hacer.

... De camino en busca de rinocerontes, nos topamos con este elefante que curiosea trompeando el morro de este jeep...

...al no encontrar nada interesnte, llama a la manada y se va.

...Preciosa cria de jirafa.

Pronto aparece la madre, que...

...la llama y...

...ambas se van siguiendo su camino.

...Al fin! Rhino a la vista!

...Caminamos hacia ellos manteniendo una distancia prudencial.

Son madre e hijo/a.

No nos quitan la vista de encima.

De vuelta, camino del lodge, hacemos una parada...

...para recuperar fuerzas.

Ya anochecido, hace frío.

...El nuevo día empieza con cantos para animar la mañana...

...que empieza nuevamente con un largo recorrido por este desierto lleno de piedras...

...para continuar con una caminata...

...y observar, lo más cerca posible, al rinoceronte.

...Finalizada la jornada, una parada para tomar el aperitivo antes...

...del anochecer y de que nos sirvan una deliciosa cena en mitad del desierto...

...precedida de cantos y bailes der los alegres componentes del staff.

Aquí nuestro sonriente guía.

De nuevo sobrevolando el variado paisaje namibio...

...rumbo a un nuevo destino...,

...el Okahirongo Elephant Lodge...

...un original y sofisticado espacio...

...con piscina...

...original decoración de las habitaciones...

...

 

...en chalets aislados...

...y original cuarto de baño donde destaca la descomunal bañera, algo anacrónico para un lugar ...

... desértico con escasez de agua.

Un grupo de jirafas en un abrevadero.

Los elefantes del desierto son de menor tamaño que los Kenya o Botswana. Y se alimentan de  hojas de arbustos y ramas sin destrozar árboles como si hacen sus parientes de mayor tamaño en otros lugares de África.

Y aquí el motivo de nuestra presencia en el Okahirongo...

Este campamento es de los himba, una tribu seminómada de esta región de África.

 

Los niños nos reciben contentos...

Las mujeres nos muestran en qué consiste su costumbre más conocida, la de untarse por todo el cuerpo, incluido el cabello, una sustancia mineral de color carmesí que extraen de determinadas piedras.

Nunca se lavan con agua, sino que se asean a base del humo que desprenden las brasas de unas ramas  depositadas en un plato...

...que colocan bajo el cuello durante un rato y luego entre las piernas.

Usan una gran variedad de adornos repartidos por todo su cuerpo, siempre desnudo.

Cada mujer suele tener del orden de seis hijos. Este día sólo estaban las mayores. Esta abuela con sus nietos, que miran curiosos los lápices de colores ("para qué servirán estos palitos")

Los himba son seminómadas y se dedican a la ganadería...

... pero las condicciones en que viven son paupérrimas...

...lo que nos deja un poso de tristeza cuando abandonamos este apartado lugar.

Pero nuevos paisajes ocuparán nuestras retinas aunque del recuerdo haya cosas que no se puedan borrar.

Tag(s) : #Costumbrista, #De Aventura, #Etnico, #Desiertos, #Safari
Compartir esta página
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: