Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

  

 

Siria (Maloula, Krak de los Caballeros)4

 

Dejamos los altivos minaretes de Damasco envueltos en la luz matutina y encaramos la cordillera de Kalamoun, al sudeste del Antilíbano. Apiladas como cubos de un recortable, casas, iglesias, conventos y alguna mezquita coloreaban de blanco y rosa, con pinceladas de azul, el ocre de una ladera escarpada. Se trataba de Maaloula, un encantador pueblecito en donde, al igual que Bahka y Jubaidin, sus habitantes siguen hablando el arameo, la lengua de Jesucristo.

 A pesar de los cambios acaecidos entre los tiempos de Alejandro Magno y la difusión del Islam en el siglo VII, cuando la lengua árabe arrasó con las demás lenguas, los habitantes de algunos poblados de las montañas sirias, Maaloula, Bahka o Jubaidin, han conseguido transmitir de forma oral, de padres a hijos, una lengua que desde el siglo VIII a. C. venía siendo la lengua universal en Oriente Medio, el arameo. Su variante occidental, el siríaco, se hablaba en toda Siria y parte de Mesopotamia siendo no un dialecto de la lengua aramea sino, según estudios basados en Las Sagradas Escrituras, el arameo mismo; la diferenciación se inició al propagarse el cristianismo al utilizar el término “siríaco” para designar al cristiano y el “arameo” como sinónimo de idólatra.

Frente a la minúscula puerta semioculta que da paso a la iglesia en el monasterio de San Sergio, Ahmehd, siguiendo su mala costumbre de esperar a que empiece la visita para ir a desayunar, nos dejó esperándole en la tienda que hay a la entrada. Teniendo en cuenta que ofrecían cata de vino de misa gratis y  atendiendo al tiempo que estuvimos esperándole, bien podíamos haber cogido una cogorza  memorable (recuerdo a un turista italiano que cuando abandonó la tienda para entrar en la iglesia, iba dando tumbos colgado del brazo de una robusta mujer tan enchispada como él). Cuando al fin llegó Ahmed quiso compensarnos con entusiastas explicaciones sobre la pequeña iglesia bizantina y los iconos de los siglos  XVI al XVIII que cuelgan de sus paredes; uno de ellos representando el hermanamiento de Sergio y Baco, una pareja de santos venerada en distintos lugares del mundo. Siendo soldados del emperador Maximiano, sufrieron tortura por negarse a abjurar de su fe cristiana: Baco fue golpeado hasta morir, y Sergio fue obligado a caminar con sandalias con clavos pinchándole los pies; finalmente fue decapitado.

Era una iglesia humilde y oscura. En realidad, no necesitaba más luz ni más espacio ni oropel alguno; su solemnidad provenía de algo más profundo, algo tan intangible como el vacío infinito creado por unas palabras resonando entre sus muros. Juntando las manos, con profundo recogimiento, con voz clara, serena, pausada y profunda, una joven recitó una plegaria en arameo:

 

ABUNAH – TI – BISMO

YICKATTAS – ÉSMAX

YTÉLÉ – MOLKAX

YITKAN- TI- CBAçÉLÉ

UXMIL – BISMO – XÉTT – çA – LARçA

LÉHMAH – MZAWRA – APPLÉH – IMOD

XUFÉRLÉH – HTIYOTAH

UXMIL ANAH – NGOFRIN – L –TI- AXIT –

çIMMAYNAH

LA – CçAPRÉNNAH – BICIGRÉBCA

BÉSS – HASSLANNAH – MISIRRIRA

LA’INNO – LEX – MOLKA – W – KOTRTA

W – MAZTA – L- TAHR – AL – TAHRO.AMIN

 

Era el Padrenuestro en arameo, tal como Jesús lo había rezado.

Nadie se atrevió a romper la magia del momento. Y un respetuoso silencio siguió a la plegaria.

 

La mayoría de los habitantes de Maaloula son cristianos, veneran a San Sergio y tienen por patrona a Santa Tecla. A unos cuantos metros del monasterio, bajando una cuesta, se abre un desfiladero entre las montañas. Por él habría huido la joven princesa Tecla según la historia que contó Ahmehd:

-Habiendo escuchado predicar a Pablo, Tecla decidió abrazar la fe cristiana en contra de los principios familiares. Ante el acoso de su padre, decidido a someterla o matarla, huyó a las montañas. Cuando las huestes de su padre estaban a punto de darle alcance, se encontró ante sí una barrera infranqueable, las escarpadas paredes de Maaloula. Se arrodilló y rezó, y pidió a Dios que la librase de sus perseguidores. Entonces, sucedió el milagro: una fuerza sobrenatural partió en dos la montaña franqueándole el paso.

A través del desfiladero, nos adentramos en la montaña. En algunos tramos, las altas paredes amarillentas, quebradas por primigenias fuerzas internas, parecían juntarse una a otra impidiendo el avance pero al acercarnos se separaban lo suficiente permitiéndonos seguir los pasos de la Santa; en otros, aparecían horadadas por la fuerza del agua creando grandes hondonadas o pequeños espacios abiertos, huecos o socavones que, a modo de lechos, invitaban a arrebujarse en su interior.

-Al final del desfiladero, Tecla buscó una cueva donde esconderse -continuó Ahmed-. Estaba cansada y sedienta, y al apoyar su mano en la roca brotó un manantial de agua fresca y clara que nunca se agotaría.

Alrededor de la cueva, ascendiendo por la roca, se construyó un convento, el convento de Santa Tecla. A ella acuden a beber los visitantes, que todos, musulmanes y cristianos, coinciden en calificar de milagrosa el agua del manantial.

 

  Siria (Maloula, Krak de los Caballeros)8

  9. El Krak de Los Caballeros, de musulmanes a cruzados y vuelta a empezar

Artículos relacionados:

 

Paseos por Damasco14La calle Recta de San Pablo

 

Siria-San Simeón el Estilita1La insólita vida de san Smeón

Tag(s) : #Religión

Compartir este post

Repost 0