Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

 

         Allí estábamos, ante el renombrado y tantas veces retratado Buda Yacente. Dorado, inmenso, recostado sobre un lado, con sus casi cincuenta metros de largo de puerta a puerta del templo: Aquí, la inmensa cabeza, con el rostro relajado y una imperceptible sonrisa en los labios;al fondo, los pies, deslumbrantes, con las plantas cubiertas de nácar; marcas de  nácar que representan figuras sagradas. Son las108 lakshanas que indican la santidad del Buda: el moño o usanisha representa la sabiduría que le llevó a la iluminación; los lóbulos alargados de las orejas recuerdan las joyas que lucía cuando era el príncipe Siddharta Gautama, a lo que renunció para convertirse en el asceta Gautama; la urna, es decir la marca en la frente, simboliza su gran intuición...

A la espalda de Buda, a lo largo del pasillo, se alinean 40 cuencos negros, del tamaño de sandías, iguales a los que se usaban hace 2000 años. Su elaboración es artesanal y algo complicada: primero se monta un esqueleto metálico de bandas cruzadas que se une a un borde circular, luego se completa el cuenco con cuatro placas más, se suelda al fuego y se moldea; finalmente se vuelve a poner al fuego para darle ese aspecto renegrido y satinado que tienen.

Alonso extrajo del bolsillo unas monedas para dejar en los cuencos.

 -¡No haga eso! ¡No puede echar esas monedas! -se escandalizó Juan deteniéndole el gesto- ¡Síganme!

Y echó a andar hasta un rincón sombrío. Apenas se distinguía al hombre que, sentado tras una mesa, aguardaba en actitud expectante. Después de intercambiar con Juan unas breves palabras, volcó sobre la mesa las monedas sagradas que guardaba en una caja; eran pequeñas, de cobre, estaban desgastadas pero no eran de curso legal. Hizo dos montoncitos y extendió la mano.

-Déle las suyas y coja ésas -dijo Juan señalandol los dos montoncitos-. Son 40 para cada uno.

Volvimos a la hilera de cuencos y fuimos dejando una moneda en cada uno acompañada de una petición. Como eran sagradas no me pude quedar ninguna.

 12. El masaje tailandés 

Artículos relacionados:

Polinesia1-copia-1Mitología mahorí. El amor de Papa y Rango

A Myanmar. Amarapura14El tiempo de unos mantras en Shwedagon Paya

Siria (Maloula, Krak de los Caballeros)1Un lugar de las montañas sirias donde escuchar la lengua de Jesucristo: Maaloula

Tag(s) : #Templos

Compartir este post

Repost 0