Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

aba grandes fotos 001 Vista Web grande

Luciendo cofias con puntillas y almidonados delantales blancos, las camareras recorrían los vagones distrayendo la atención de los viajeros del anodino paisaje que discurría al otro lado de la ventanilla. Su remilgado aspecto resultaba tanto más anacrónico cuanto más se adentraba el tren en el país comunista. Atrás, en el tiempo, quedaba el gris oscuro de los trajes cerrados hasta el cuello, el cuello estilo Mao, del uniformado pueblo chino; un uniforme que, traspasando todas las fronteras, fue adoptado por jóvenes revolucionarios de Europa y América durante la efervescente década de los sesenta. Y ahora, la gran nación comunista, sin renegar de su pasado revolucionario –cada año se renueva la fotografía de Mao Zedong que preside la plaza de Tiananmén-, adopta las decadentes formas y costumbres burguesas que tanto persiguió. Vivir para ver; como dicen algunos melancólicos, China ya no es lo que era.


Una dulce y humilde muchacha que podía responder a la imagen que muchos tenemos de la niñita china  hecha mayor; “una chinita” como habría dicho la hongkonesa, nos abordó al llegar a la estación de Guangzhou con una tímida sonrisa. Se llamaba Eva, dijo.

 


De Guangzhou, más conocida en Occidente por Cantón de cuando era el único puerto de China abierto al mercado extranjero, poco hay que decir desde el punto de vista turístico salvo que, como tantas otras mega ciudades, es una ciudad de contrastes: Altos edificios de ladrillo o cemento y algún rascacielos aparecen repartidos por aquí y allá y a orillas del romántico y urbanizado río de Las Perlas; calles amplias y limpias, con cuidados jardines, dan acceso a embajadas y otros edificios oficiales situados en colonias privilegiadas. Mientras las largas calles comerciales se llenan de tiendas occidentalizadas y los barrios más humildes se embellecen con hermosas pagodas, en las afueras de la ciudad, se palpa la relevancia de su industria no sólo por la gran extensión de terreno cubierta de naves, sino por las innumerables chimeneas que expulsan, infatigables, su ración diaria de humo al aire.


Pero hubo otro tiempo en que la actividad industrial era aún mayor:

 -Cuando en el siglo pasado, tras perder la guerra contra los ingleses,  los chinos fueron obligados, a raíz del Tratado de Nanjing, a abrir otros puertos al comercio extranjero, la actividad económica de Guangzhou se trasladó, sobre todo, a Shanghai –decía Eva de camino al Río de las Perlas-; allí estaban las concesiones extranjeras.

También ella nos habló de la Guerra del Opio y de cómo el país se había convertido en un fumadero:

-Los ingleses pagaban a los chinos parte de su salario en opio; el opio que traían de sus otras colonias en Asia.


 El famoso río De Las Perlas, Ziu Jiang, cuyo nombre alude a las perlas que en tiempos remotos un acaudalado y caprichoso comerciante arrojó al agua, discurre por la ciudad bien encauzado; es en sí un centro de atracción. También lo son los jardines que bordean el lago y las relajantes casas de té donde se pueden degustar las variedades más deliciosas llegadas de todos los rincones de China. Y, naturalmente, las pagodas y los templos (una del siglo X en el templo de la Gloriosa Piedad Filial o la Pagoda  de la Flor o la del templo del Seis Banyan) tienen un encanto especial que colma cualquier expectativa.


A la puerta de las pagodas acudían pobres, algunos tullidos (la talidomida, tan utilizada para aliviar las molestias del embarazo, hizo estragos en China), a pedir limosna.
Parados ante la estilizada pagoda del templo Seis Árboles Banyan, escuchábamos las explicaciones de Eva:

-Este templo de Seis Arboles Banyan –hablaba sin perder de vista al pobre tullido que esperaba a la puerta- fue construido en el año 537 durante la dinastía Liang...


Cuando salimos, y a pesar de la huida a grandes zancadas de Eva, el hombre, que no tenía más que unos muñones como piernas, consiguió seguirnos hasta llegar al coche. Estaba azorada, no le gustaba nada que viéramos ese aspecto del socialismo chino: pobres pidiendo en la calle.

Ya en el interior del coche, intercambió unas palabras en cantonés con el conductor; los dos parecían disgustados. Colorada como un tomate, se volvió hacia atrás y tras un balbuceo inicial verbalizó su preocupación.

-¿En España también hay pobres?

-¡Claro, mujer! –le contestó Alonso con ánimo de tranquilizarla-  y también piden limosna a la entrada de los templos… ¡Ya ves, el hombre ha llegado a la Luna pero en la Tierra sigue habiendo gente que tiene que mendigar!

El rubor desapareció de inmediato y el crispado rictus que descomponía su cara desde que abandonáramos el Seis Banyan dejó paso a una relajada sonrisa.

Lo cierto es que no tenía planificado llevarnos a esa zona de la ciudad; en cambio, para nosotros, era una visita imprescindible. Fue necesario que hiciera repetidas llamadas a sus jefes (la agencia de Guangzhou, como en el resto de la China continental, era ¿sigue siendo? estatal) para que pudiésemos acercarnos al barrio donde se encuentra el Seis Banyan: Ellos estaban empeñados en que viéramos los bonitos jardines y llevásemos una buena impresión de la ciudad, y nosotros en  visitar templos y pagodas.

 
IM A0035 Vista Web grande

Aunque parezca increíble, ya que ambas ciudades pertenecen a China, para ir de Hong Kong a Guangzhou, y viceversa, las autoridades chinas exigen visado, tanto si se es chino como si no. Y nuestra guía hongkonesa no pudo acompañarnos.

Artículos relacionados:

Beijing13  Más de Guangzhou

 

IM A0045 Vista Web grande Historias de Hong Kong

 

Africa.Botswana (Camp Selinda-Linyanti)a.4 Del río Zambeze y Victoria Falls

 

Camboya3 Vista Web grande-copia-1

 

A orillas del Chao Phraya

 

 

 

Imágenes de China:

Guilin7

  La Gran Muralla1-copia-1

Gran Muralla

 

Xian2

Guerreros de Xian

 

Beijing4

Ciudad Prohibida

 

Rio Li6

Guilin

 

Shanghai3

Shanghai

 

Chengdu8

Chengdu

 

Montañas Amarillas3-copia-1

Montañas Amarillas

14. Sun Yat Sen no salió en la foto

 

Texto y fotos de la autora del blog. Reservados todos los derechos.

Tag(s) : #Urbano

Compartir este post

Repost 0